Hacer que clientes visiten tú negocio

Es desmotivador darte cuenta que luego de años de planeación para abrir tu negocio, de invertir en capital y no solo eso sino invertirle tiempo, tener tanto entusiasmo en él, y luego que nadie quiera entrar tan siquiera a conocerlo, o que miren y al parecer no les interese mucho tu proyecto.

hacer que los clientes entren a tu negocio

En ese momento, muchos emprendedores toman medidas desesperadas como poner ofertas en las que no ganarán nada, y luego gastar dinero que ya no tienen en costosa publicidad.

Las posibles causas por las que no entran en tu local:

  • No esta visible para los demás desde fuera, puede haber obstáculos que impidan la visibilidad del mismo como árboles o semejantes.
  • No se ve con claridad cuál es la entrada.
  • Tu local se ve aparentemente cerrado.
  • Los colores no son muy llamativos y pasa desapercibido.
  • Hay poca iluminación.
  • La puerta es muy pequeña.
  • En el sitio donde está ubicado el local es zona peligrosa o insegura, por lo tanto a la gente no le gusta transitar por ahí.
  • Tus productos no tienen una buena presentación.
  • No hay limpieza.
  • El personal que atiende no es amable ni atento.
  • Tus vendedores no dejan que entre un cliente cuando ya lo abordan y lo persiguen por todo el negocio.
  • No tiene parqueadero.

Analiza si una o más de estas causas pueden estar sucediendo en tu local y toma medidos.

Aquí una posible solución a estas causas:

  • Coloca un aviso que diga “abierto”.
  • Coloca un aviso con los horarios de atención
  • Procura que la puerta sea amplia.
  • No permitas que tus empleados presionen al cliente, deben esperar que él entre, mire el producto y luego pueden ofrecer una ayuda pero no perseguir al cliente por toda la tienda mientras el revisa productos.
  • Limpieza, iluminación y ventilación.
  • Música de fondo agradable.
  • Oferta algunos productos.
  • Ayúdate con sonido y luces para fuera del local, esto sin el área está permitido.
  • Obsequia degustaciones si tu local es de comida.
  • Sonríe, y pídeles a tus empleados que lo hagan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *